Conflicto Mapuche y huelga de hambre comuneros: Cuando la ideología supera a la justicia

0
15

Desde hace años, hemos sido testigos, en los diferentes gobiernos de turno, de cómo el conflicto Mapuche ha ido en aumento, con acciones cada vez más radicales, agresivas, tildadas, incluso, de ser ataques terroristas.

No hay que olvidar que no sólo estos actos se han traducido en la quema de camiones, sino que han terminado con la muerte, por ejemplo, del matrimonio Luchsinger Mackay (quemados vivos al interior de su propio inmueble), y hasta se ha puesto en riesgo la vida de personas que han asistido a Iglesias de la zona que están en medio de una crisis no resuelta.

El conflicto, hasta ahora, no controlado por ninguna autoridad, está dejando al descubierto cómo la ideología, las convicciones de ciertos grupos, en particular, de la izquierda chilena, está por sobre la justicia.

Varios de los militantes de la izquierda y, en particular, los candidatos presidenciales de ese sector, sólo se han limitado a repetir frases de buena crianza, levantar teorías de una supuesta conspiración para desviar la mirada y ocultar la huelga de hambre que mantienen cuatro Mapuche que están en prisión. Sin embargo, ni una palabra dicen sobre el uso de la violencia como medida para ejercer presión y no optar por la vía del diálogo como alternativa para resolver el problema.  ¿Alguno de ellos habrá olvidado que la justicia siempre debe prevalecer ante un delito?, ¿comprenderán, realmente, lo que está ocurriendo y su gravedad, los que dicen ser autoridades o pretenden serlo?

Operación Huracán: ¿una maniobra política o de justicia?

A la fecha y desde hace nueve años, es decir, desde 2008, en la zona de La Araucanía se han registrado un total de ocho huelgas de hambre, medida adoptada, precisamente, por comuneros Mapuche que rechazan para su pueblo la aplicación de la Ley Antiterrorista, pero ni siquiera con la privación de comida y de agua, se ha logrado avanzar en la búsqueda de una solución.

En huelga en la Cárcel de Temuco, desde hace 112 días, se encuentran Alfredo Tralcal Coche y los hermanos, Benito, Ariel y Pablo Trangol, acusados todos del delito de incendio terrorista por el ataque a la iglesia en el sector Truf Truf de Padre Las Casas, el 9 de junio de 2016.

En las últimas horas, en medio de todo un operativo mediático y policial, bajo el nombre de “Operación Huracán” y luego de una investigación que se habría extendido por seis meses, ocho comuneros Mapuche quedaron en prisión preventiva, entre ellos, Héctor Llaitul, líder de la CAM (Coordinadora Arauco Malleco), formalizados por el delito de asociación ilícita de carácter terrorista por la quema de camiones en la zona de La Araucanía y Los Ríos y que afectaron a la firma de transportes Cavalieri (17 camiones y siete ramplas), la empresa de Transportes Calafquén (18 máquinas calcinadas) y también por el ataque al Fundo La Envidia, en el norte de Temuco, donde se destruyeron maquinarias forestales.

Este grupo privado de libertad habría planificado durante el 11 de agosto pasado el ataque a otros camiones y para el 20 del mismo mes, quemar otras máquinas, así, en total durante 2017, destruir al menos 100 máquinas en el sur del país.

Esta situación deja de manifiesto, preliminarmente, que la quema de los camiones no ha sido un acto al azar, sino, todo lo contrario, planificado desde la A a la Z. Un ejemplo, el fiscal regional, Cristián Paredes, en el marco de la audiencia de formalización sostuvo que los comuneros se organizaban, jerárquicamente, y coordinaban por mensajes de WhatsApp para realizar atentados.

El fiscal Paredes indicó que “la Fiscalía entiende de la existencia de una asociación ilícita, existe un número importante de personas que se organizan, existen elementos que dan cuenta de que hay jerarquías. Esto, es que hay sujetos que dan órdenes, instrucciones; y hay otros que reclutan para materializar ciertos delitos y hay otros que los cometen materialmente; y, además, hay permanencia en el tiempo ya que se ha podido establecer que esta organización ha cometido delitos en el período establecido entre marzo del año en curso hasta la época anterior a la detención y que, incluso, hay delitos que no se lograron materializar y que otros estaban proyectándose para cometer antes de la sentencia del caso Luchsinger- Mackay”.

Hay que recordar que el Subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy viajará a Argentina, a finales de esta semana, para reunirse con la Ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, con la finalidad de coordinar acciones entre los gobiernos en torno a la denominada “Operación Huracán” y en la que no se descarta la existencia de un presunto tráfico de armas desde Argentina para cometer los ataques en la zona de La Araucanía por parte de los comuneros Mapuche.

¿Y qué dice la izquierda?

En el marco de una entrevista en televisión, específicamente, en TVN, el Comandante en Jefe del Ejército, Humberto Oviedo, sostuvo que la institución está preparada para actuar en La Araucanía, ante nuevos hechos de violencia, afirmando que “los estados de excepción constitucional son parte de nuestra legislación y, obviamente, el Ejército, tal como se ha planteado para cualquier tarea, debe estar preparado”. Además, añadió que “hay sectores que no han entendido la labor de vivir en sociedad y que deben responder a la justicia” (aludiendo al pueblo Mapuche). Así de claro y sin tapujo.

Y desde una vereda diametralmente opuesta, la izquierda chilena, esa izquierda acostumbrada a no “ensuciarse las manos”, a mantener una postura que no traspase el límite y se pueda ver perjudicada, ha adoptado, como en tantos otros casos, por una mirada más bien distante del problema. Y en sus dichos, las frases de buena crianza y el concepto de preocupación han estado presente, sin entregar soluciones, sólo limitándose a lamentar lo que sucede.

Por ejemplo, el senador y candidato presidencial de País, Alejandro Navarro afirmó: “Yo espero que ésta no sea una trama comunicacional para ocultar la huelga de hambre que cumple más de 110 días que se desarrolla en La Araucanía”, agregando que “aquí no hacemos una apología de la violencia, queremos la paz, que vuelva la convivencia en la zona Mapuche, y lo reitero, no va a ver paz en La Araucanía si no hay devolución de las tierras usurpadas al pueblo Mapuche”.

Por su parte, el candidato del bloque PS/PPD/PR/PC, Alejandro Guillier sostuvo una frase de mal gusto, considerando que en La Araucanía y en Los Ríos ha habido quema de predios y de camiones. El candidato a La Moneda, sostuvo: “En política no hay que incendiar La Araucanía”, recalcando que su postura es que prime la política por sobre la acción militar.

Y la candidata del Frente Amplio, Beatriz Sánchez, manifestó su preocupación por los comuneros Mapuche que llevan años en prisión. “Es inaceptable que en Chile, haya personas que lleven más de un año presas –como es el caso de los comuneros, actualmente, en  huelga de hambre- y todavía no se las enjuicie. Creo que hay que poner un acento ahí, poner atención en lo que está pasando, porque puede haber un desenlace que es aterrador para Chile”.

Nueva debilidad del Gobierno

A lo anterior, se debe sumar el hecho de que el Gobierno nuevamente se ha rendido a las exigencias de las medidas de presión implementadas por los comuneros mapuches en huelga de hambre y han solicitado al tribunal que conoce de la causa, la rebaja de la medida cautelar con el fin de que los comuneros no continúen en prisión. Sin duda, una muestra más de que al Gobierno se le puede chantajear y así hacer primar criterios ideológicos, por sobre las exigencias de la justicia.

EL MURO

Foto: Agencia Uno

 

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here