Felipe Morandé: “Los empresarios lo respetan pero saben que un Lagos 2017 sería bien distinto”

0
2

Es amplio el recorrido de Felipe Morandé. No sólo fue ministro de Transportes y Telecomunicaciones en el gobierno del ex presidente Piñera, sino que se ha desempeñado en variados puestos, como decano de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile, Gerente División Estudios (como Economista Jefe) del Banco Central, consultor internacional y director de empresas.

En la actualidad, está al frente del Estudio Felipe Morandé y Cía. Ltda, empresa que se mueve en áreas como el análisis y estudios vinculados con la libre competencia, coyuntura económica, conferencias, análisis financiero y asesoría en planificación tributaria y legal.

Siempre con un ojo puesto en la economía y el otro en la política, el ex secretario de Estado sigue participando del debate como integrante de Evópoli, desde donde realiza un crítico análisis del momento económico que vive el país.

Clima de negocios enrarecido

-¿Cómo analiza la gestión que ha desarrollado hasta ahora el ministro Rodrigo Valdés y el equipo económico del gobierno?

-La gestión podría calificarla de buena si la valoramos por la contención que ha logrado sobre el gasto público y el compromiso con la regla fiscal. Ha conseguido que en la Nueva Mayoría se acepte la restricción presupuestaria, aunque a regañadientes. Sin embargo, Valdés no ha sido decisivo en el rumbo de las políticas públicas como para devolver la confianza al sector privado. La verdad es que el pesimismo en el ambiente sigue rampante.

-¿Visualiza un sello distintivo en la gestión económica que ha llevado adelante el gobierno?

-El sello distintivo inicial fue su concentración en cuestiones redistributivas más que en crecimiento económico. Hoy vemos que su sello es mantener la disciplina fiscal. Desde una perspectiva positiva, el gobierno está sacando adelante una agenda energética interesante, que considera la expectativa de gran inversión en el área.

-¿Dónde observa que ha estado la principal falla o carencia del actual gobierno en materia económica: empleo, inversiones, ahorro u otro?

-El programa del gobierno y su inepta implementación, envuelto en una retórica contraria al lucro y al uso de mecanismos de mercado en diversas áreas, ha provocado un clima de negocios enrarecido ocasionando una disminución en la inversión no minera, con excepción de energía, y un crecimiento económico casi nulo. Esto, a su vez, ha incidido en un gradual pero persistente aumento en la tasa de desempleo y una reducción en el aumento de las remuneraciones.

Mejor José de Gregorio a Valdés

Algunos ven al ministro Valdés como el dique que ha detenido las presiones de aumentar el gasto que llegan desde el mundo político y social. En este sentido, muchos aseguran que la permanencia de Valdés es clave para evitar caer en situaciones de peligro en los equilibrios presupuestarios y macroeconómicos.

Así lo ve Morandé: “Digamos que su permanencia es importante para mantener la disciplina fiscal cuando se le compara con una alternativa que represente una postura opuesta. Por decirlo de otro modo, es fundamental que permanezca si la alternativa es poner en su lugar a alguien como Arenas. Pero no lo es si se le reemplaza por alguien como José De Gregorio”.

-Hace poco el Banco Central aplicó un recorte mayor a la estimación de la expansión del PIB para 2017, bajándolo desde el anterior rango de 2%-3% hasta 1,75%-2,75%. ¿Cuál es la señal que se entrega con esta estimación?

-Más que una señal, el Banco Central hace una proyección basado en sus modelos con la información disponible. Y esa proyección ha ido de más a menos, por lo que debemos concluir que el período de escaso crecimiento que se inició en 2014 se prolongará, al menos, hasta el próximo año. Y con bastante seguridad hasta 2017.

-¿Cuál cree que es el asunto económico más importante del cual deberá hacerse cargo el siguiente gobierno?

-Volver a crecer, para lo que debe revertirse el mal clima de negocios prevaleciente con medidas amistosas con el sector privado. Se debiera retomar la agenda pro crecimiento del ex ministro Fontaine, entre otras cosas, y posiblemente acotar el cambio constitucional. De cualquier manera, también será necesario hacerse cargo del problema de las bajas pensiones, de las carencias de la salud pública y de la calidad de la educación, con base en el pragmatismo y no en una disputa Estado-mercado.

-¿Un gobierno de Piñera o Lagos sería muy distinto en materia económica o, en realidad, serían muy parecidos? ¿Es cierto que los empresarios quieren tanto a Lagos?

-Sin duda que habría diferencias relevantes, toda vez que Lagos sería apoyado por la Nueva Mayoría o una coalición muy parecida, lo que le resta, hoy por hoy, grados de libertad para enfocarse en el crecimiento. Los empresarios respetan a Lagos por lo que hizo en su presidencia hace diez o quince años atrás, pero también tienen claro que un Lagos presidente en 2017, apoyado por la Nueva Mayoría, sería bien distinto. Piñera no la tendría fácil tampoco, especialmente porque la oposición de izquierda no le daría tregua ni en el Congreso ni en las organizaciones sociales, pero claramente apuntaría a volver a crecer.

Rodrigo Barría/El Muro

Foto: Agencia Uno

 

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here